La juventud y el socialismo: de 1917 al 2017

l-2

    Por:  Sebastián Cristancho                                (Enero 11, 2017)

El 2017 no solo es un año importante para los colombianos, al configurarse un momento más definido de disputa social que abre la posibilidad de consolidar una paz democrática para el país. Sino que además, es un año simbólico para el mundo al conmemorarse el centenario de la gran revolución de octubre, la revolución Rusa de 1917.

Hace 100 años, tras el incremento de la lucha del movimiento de los trabajadores, y con el desencanto que provocó la Primera Guerra Mundial (1914-1918) al hacer más evidente el fracaso de las promesas del progreso y la razón de la modernidad capitalista, el mundo contempló un primer paso en el nacimiento práctico de la alternativa socialista: el régimen de los sóviets. Una de las experiencias más importantes y duraderas en la lucha histórica por la transformación del sistema de la propiedad privada capitalista, en una realidad humano social que no solo pertenezca a unos cuantos, los grandes propietarios, sino que sea construida planificadamente por todos y, de la misma manera, disfrutada por el conjunto de sus creadores, es decir, por toda la humanidad.

Ante la desilusión con el mundo, la joven generación no optó por la indiferencia o la resignación, una porción considerable de esta asumió su compromiso transformador e impulsó uno de los primeros momentos decisivos para el triunfo de la revolución comunista en todo el globo terráqueo. Hoy, 100 años después de un periodo importante de lucha y experimento de la utopía, que inauguró la revolución bolchevique y que tuvo impacto en todo el planeta; la realidad capitalista, casi única en el plano internacional ante el retroceso socialista, sigue siendo igual de decepcionante.

La juventud una vez más vuelve a ser llamada para el proceso transformador, no solo porque es la que soporta las peores consecuencias del capitalismo en su formato contemporáneo, sino porque al igual que siempre, hoy representa el devenir de la sociedad. Por lo anterior, es necesario adentrarse un poco en la realidad presente de los jóvenes, para de esta manera, como en otras épocas, poder reclamar de forma nítida su tarea y derecho inalienable a la indignación y la revolución.

Realidad económica y la situación laboral de los jóvenes en el mundo

62295_106271589543107_1764965244_n

Partiendo del informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo 2016: tendencias entre los jóvenes” publicado por la OIT, se puede constatar que el crecimiento económico mundial en 2016 (alrededor del 3.2%) está estimado por debajo de lo proyectado desde 2015, significando una situación laboral más hostil para los jóvenes, incluso en comparación con los adultos.

El informe comprende por jóvenes a todas aquellas personas que tienen entre 15 y 24 años de edad. Estas, conformaron el 18% de la población mundial y más del 15% de la mano de obra. Del mismo modo, el documento señala que en el 2016, el 35% de la población mundial en situación de desempleo fueron jóvenes. Por lo tanto, en este año estos tuvieron una tasa de desempleo en aumento en comparación con el 2015, del 13.1%, situación que se prolongará en el 2017. Es decir, 71 millones de jóvenes estuvieron desempleados en 2016 en todo el mundo, un nivel demasiado cercano al más alto registrado en los últimos 20 años.

A escala global, el informe expone que en 2016, más del 40% de los jóvenes activos del mundo estuvieron en situación de subempleo o vivieron en la pobreza (extrema: con menos de 1.90 dólares diarios, o, moderada: con entre 1.90 y 3.10 dólares diarios) pese a tener un empleo. En los países emergentes y en desarrollo estos sumaron alrededor de 156 millones. Simultáneamente, indica que aproximadamente el 25% de los jóvenes entre 15 y 29 años ni estudiaron ni trabajaron.

Contradictoriamente con lo expuesto, el “Informe mundial sobre ciencias sociales” 2016 publicado por la UNESCO, en los análisis que realiza sobre desigualdad, señala que para el 2015, el 1% de la población mundial concentraba cerca de la mitad de la riqueza poseída por el conjunto de las familias del planeta. Y por el mismo lado, que las 62 personas más ricas del mundo, poseían tantos bienes como la mitad más pobre de la humanidad. Dicho documento expone además, cómo el crecimiento de la desigualdad en los tiempos más recientes (del año 80 hacia acá), coincide con la expansión del modelo neoliberal de desarrollo.

Realidad económica y situación laboral de los jóvenes en América Latina y Colombia

f-2

Al observar América Latina individualmente, el panorama es más precario. El documento “Perspectivas económicas de América Latina 2017: juventud, competencias y emprendimiento” publicado por la OCDE, el CAF y la CEPAL, indica que para el 2016 se estima un crecimiento negativo del PIB de la región (entre un -0.5% y un -1.0%), representando esto un panorama laboral más complicado para los jóvenes, aun en comparación con los adultos.

Con el informe, se puede afirmar que en ningún momento de la historia América Latina y el Caribe habían tenido tantos jóvenes. En este territorio, dicho grupo social ascendió a más de 163 millones (personas entre 15 y 29 años), representando una cuarta parte de la población total de la región. De estos, un 64% –más de 100 millones– vivió en hogares pobres y vulnerables. Sumado, se alcanzó a contar con una tasa de desempleo de jóvenes del 11.2%. De esta forma, según su actividad y en su conjunto, estos pudieron llegar a clasificarse así: Estudiantes 26%; Trabaja y estudia 12%; Trabajador formal 23%; Trabajador informal 19%; No tiene trabajo, no estudia ni recibe capacitación 20% (30 millones aproximadamente).

Por su parte, en Colombia, según el estudio presentado por Colombia Joven y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, “El gasto público en adolescencia y juventud en Colombia” 2016, se puede aseverar que en el país los jóvenes (población entre 14 y 28 años) llegaron a ser 13 millones de habitantes, 27% de la población nacional. El 61% de los jóvenes rurales y el 38% de los urbanos, estuvieron bajo condición de pobreza. El 22% del total no estudiaron ni trabajaron. Y asimismo, dentro de este panorama supremamente complejo, los jóvenes en 2016 representaron el 51.4% de los desempleados del país (1.1 millones de jóvenes desempleados).

Derecho y tarea de una generación heroica

l-3

Algunas características del modelo de acumulación capitalista contemporáneo son: transnacionalización del capital y financiarización de la economía; concentración territorializada de la producción industrial mundial; desarrollo tecnológico y su implementación para la producción y las mercancías; expansión y diversificación del sector de servicios; flexibilización de las relaciones laborales; sobreexplotación y destrucción de la naturaleza y el planeta; y administración predominantemente neoliberal de la economía y la sociedad. Por lo tanto, lo que esto indica es que el desempleo estructural cada vez será mayor, y que la desigualdad, la pobreza y la miseria, contradictoriamente incrementarán al mismo tiempo que la producción y la concentración de la riqueza a nivel mundial.

Es decir, a pesar de la realidad cercenada que pueden retratar las cifras oficiales expuestas en favor del modelo económico reinante, recogiéndolas, lo que se evidencia en general es que un desarrollo digno para la humanidad y específicamente para su juventud, es incompatible con la prolongación del orden capitalista. Por lo mismo, dicha situación vuelve vigente, y cada vez con más urgencia, la edificación de un proyecto transformador ambientalmente viable, y que organice a la sociedad acorde a las necesidades del conjunto de sus integrantes y no en función de su capa más privilegiada.

Por lo anterior, conmemorando la revolución dirigida por Lenin, hoy recobra mayor necesidad y deseo una transformación socialista del planeta. La realidad actual radicalmente hostil, es un llamado a una generación heroica, que desempeñando un papel dirigente, pueda estimular determinantemente la obra social más excepcional y creadora que puede existir, derivando en una nueva época revolucionaria definitiva, que concrete el nacimiento que empezó a manifestarse en octubre hace 100 años, y por lo tanto, instaure la justicia como un renovador orden mundial. Este es el desafío a propósito del 2017 para la verdadera generación de la paz en Colombia, y del mismo modo, para toda la juventud deseosa de cambio y revolucionaria del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s